FNPI
  • FB
  • TW
  • YouTube
  • Instagram
Foto: Pixabay.com/Maxlkt - Compartida bajo licencia Creative Commons.

Cobertura y tratamiento en el periodismo de denuncia

Consulta enviada por: Sigifredo Marín. Periodista independiente en Bogotá, Colombia

La denuncia contra un periodista acusado de maltratos y abusos contra mujeres apareció en varias columnas, editoriales y notas de información, de modo que dio la apariencia de una campaña contra ese periodista. ¿Es esto correcto o es un linchamiento mediático?

Respuesta:

Puede ser cualquiera de las dos. Una campaña informativa y de información para denunciar un mal es una señal de alerta que se les debe a las audiencias cuando se trata de hechos ciertos y comprobados con los que se está haciendo un mal, que debe ser erradicado para bien de todos.

Además de la alerta, una campaña así educa y aporta a la creación de una cultura diferente en la que a la mujer se la mira con respeto como persona y no como objeto sexual.

Estos buenos efectos resultan condicionados, sin embargo, por la intencionalidad de las denuncias. Es el caso de las que se hacen como parte de una campaña política de descrédito o de una operación económica para obtener dinero. Hace daño a la credibilidad de estas campañas informativas el apresuramiento para juzgar, cuando se debe esperar la acción de la justicia.

En estos casos, el daño es múltiple: para la persona acusada y para la causa de la dignificación de la mujer, que resulta subordinada al interés político o al económico, o afectada por el apresuramiento.

En conclusión: todos los esfuerzos para fundamentar la acusación con hechos comprobados le dan credibilidad y solidez  a la acusación; esta se debilita cuando se manifiesta con expresiones emocionales y de solo sentimiento, que se acercan a lo publicitario y se alejan de la solidez y contundencia de la denuncia inteligente de un mal que debe ser erradicado para bien de todos.

Documentación

La responsabilidad del comunicador puede considerarse bajo estos aspectos:

1.- La responsabilidad moral. Esta dimana de los dictados de la propia conciencia del periodista que es y se siente defensor de la verdad, la libertad y la justicia; informador, intérprete y orientador de la comunidad, vocero de la sociedad y  fiscalizador de los actos de gobierno para promover el bien común.

Este sentido de la responsabilidad lo debe mover a cultivar las virtudes necesarias para el correcto ejercicio de su profesión: amor a la verdad, rectitud de criterio, ponderación en los juicios, firmeza de carácter para rechazar presiones con que pretendan manipularlo y, sobre todo, respeto por los valores de la persona humana y de la sociedad.

2.- La responsabilidad social: el periodista debe tomar conciencia de que su función profesional es una misión que le ha encomendado la comunidad. Luego debe anteponer, en toda circunstancia, el concepto de servicio a la comunidad. “El mundo vive hoy peligrosamente y las falsas noticias originan tremendos estragos. Importa, pues, que los hombres cuyos pensamientos puedan ser leídos por innumerables lectores tengan conciencia de la responsabilidad de su misión”.

Alfonso Lopera: Ética del periodismo, Universidad de Antioquia, Medellín 1990. P. 71.R 1719

Respondido por: Javier Darío Restrepo

Comentarios