FNPI
  • FB
  • TW
  • YouTube
  • Instagram
Foto: Freepik - Compartida bajo licencia Creative Commons

Las normas éticas en el periodismo económico

Consulta enviada por: Pedro Pablo Herrán. Estudiante de periodismo en Bogotá, Colombia

Seguí la conversación en la FNPI sobre el periodismo económico, pero no me quedó claro cuáles son las normas éticas para hacer esa información. ¿Las hay?

Respuesta:

Lo mismo que con cualquiera información, con esta se han de tener en cuenta un compromiso radical con la verdad, una fuerte independencia y una insobornable responsabilidad con toda la sociedad.

Tratándose de una información en la que la exactitud matemática es exigida por la naturaleza del tema, el compromiso del periodista le exige una investigación cuidadosa, la confrontación de fuentes plurales y diversas, y la comprobación rigurosa de cada dato. A la naturaleza del tema se agrega el impacto de unas informaciones que pueden generar pánicos colectivos o costosas desorientaciones. El compromiso con la verdad, como se ve, es fundamental para el redactor económico.

Es un tema, además, sobre el que convergen muchos y muy fuertes intereses. Como en estas noticias siempre hay dinero de por medio, alrededor de la información se mueven intereses variados y poderosos que intentan manipular la información, o silenciarla. Puesto entre presiones tan poderosas como diversas, el periodista, servidor del bien de todos, se ve precisado a romper toda dependencia distinta de la del servicio a la sociedad. La preferencia para recibir información, lo mismo que préstamos, acciones, prebendas o favores económicos o de cualquiera otra clase, son obstáculos que el periodista debe sortear y eliminar.

La lucha permanente entre el bien público y los intereses particulares le exigen al periodista, también, una clara conciencia de las prioridades que, en su caso, señalan al bien común como la razón de ser de su ejercicio profesional.

Definida como un servicio público, la actividad periodística responde a la sociedad entera antes que a nadie, lo cual le da al periodismo económico el tono que debe ser, en medio de la fuerte presión del interés económico particular.

Documentación

Reglas para redactores económicos.

  1. La noticia no está en el detalle. Es un conjunto. Intentar ver siempre ese conjunto es una precaución útil.
  2. La noticia no está casi nunca en el hecho específico que no es mostrado. En el mejor de los casos ese es un aspecto, una consecuencia, un síntoma o un dato de alguna otra cosa.
  3. Rara vez la noticia se forma allí donde parece que se forma. Rara vez llega completa, como un fruto maduro, como un regalo de la naturaleza. El trabajo, por el contrario, está en encontrar recorridos y seguirlos hasta descubrir el punto en donde nace el acontecimiento.
  4. Un hecho económico es presentado casi siempre con su interpretación. Rara vez la interpretación propuesta es la fiable.
  5. La mayor parte de las noticias económicas llegan unidas a un nombre. Existe una pequeña y deslumbrante constelación de estos nombres que dominan el cielo de las noticias económicas y lo iluminan. La mayor parte de los equívocos se forma ahí, cuando se utiliza ese nombre como clave de lectura, para sí mismos y para el lector.
  6. La mayor parte de las noticias económicas son como la moda y el espectáculo. Llegan acompañadas no solo de su interpretación sino de materiales ilustrativos y de un implícito sentido de la celebración, una  aparente ampliación del cuadro que abunda en sugerencias ya preparadas.
  7. También la desinformación económica llega con un nombre. Una vez más, la presencia loada o censurada del nombre debería ser una buena señal de alarma.
  8. El periodista económico debería ofrecer un punto de vista sobre el campo que explora, dando una clave de lectura propia. Es importante desvelar si se poseen acciones de la empresa de la que se habla.
  9. El mundo económico está dividido en campos, a veces enfrentados o ligados a sectores editoriales. No enrolarse es indispensable. O bien hay que manifestarlo claramente.
  10. La política colorea la noticia. No sólo público contra privado, sino también alineamiento de los personajes. Es bueno explicarlo, o quedarse al margen.

Furio Colombo en Últimas noticias sobre el periodismo. Anagrama, Barcelona 1997. p. 94, 95

Respondido por: Javier Darío Restrepo

Comentarios