FNPI
  • FB
  • TW
  • YouTube
  • Instagram
Fotos: Pixabay- Publicada bajo políticas Creative Commons.

¿Cuándo los diferentes trabajos de un periodistas se vuelven incompatibles?

Consulta enviada por: Tomás Andréu. Periodista freelance de San Salvador, El Salvador

Escribo contenidos propios de un museo de arte; el área de comunicaciones les busca espacio; todo el criterio y el enfoque son mi responsabilidad; al mismo tiempo soy periodista freelance. ¿Incurro en falta ética o existe un conflicto de intereses? ¿Lo que hago para el museo me inhibe como periodista?

Respuesta:  

El conflicto de intereses ocurre cuando un interés personal le impide al periodista cumplir con sus deberes hacia el bien general; en este caso, ocurriría si el trabajo como colaborador del museo pusiera límites en la tarea de informar como periodista.

El periodista, en efecto, se debe al interés de todo el público, razón por la que todas sus informaciones deben tener utilidad para todos. A ese valor específico se le debe agregar la credibilidad que permite que las informaciones sean acogidas por las audiencias. Sería el caso del periodista que informa sobre política, y que al mismo tiempo se desempeña como relacionista de un político: los dos intereses -el de producir información para todos y el de cuidar la imagen del político- se excluyen y producen una clara incompatibilidad.

Conscientes de las limitaciones que introducirían en su trabajo, en los manuales de estilo y en los códigos se incluye la norma de servir solamente en el medio periodístico, o de tener en cuenta, para prevenirla, cualquier clase de incompatibilidad.

Envía aquí tus consultas sobre ética periodística

Documentación

No trabajamos para nadie sin autorización de los superiores. Muchas tareas y actividades externas son incompatibles con el adecuado rendimiento laboral en un diario independiente. Mantener contacto con el gobierno figura entre las actividades más reprochables.

No trabajamos de manera independiente para nadie y no aceptamos compromisos de palabra sin autorización de los jefes responsables….Es importante que no se acepte ninguna tarea periodística independiente, ni honorarios cuando eso de alguna manera pudiera ser interpretado como una dádiva encubierta.

Código de conducta de The Washington Post.

El personal de redacción deberá informar a sus superiores cuando establezca algún vínculo laboral fuera del Diario.

Los directores, subdirectores y editores centrales están impedidos de mantener relación laboral alguna con entidades del Estado.

El ejercicio de la docencia está permitido a todos los estamentos del Diario, siempre que esto no interfiera con los momentos en que su presencia se hace necesaria.

Libro de Estilo de El Comercio, de Lima. A. 1.2.4.

Por cuestiones de ética profesional los periodistas de El Deber podrán trabajar únicamente para este medio. Publicidad, relaciones públicas, cargos oficiales, oficinas públicas y cargos diplomáticos son actividades incompatibles con el ejercicio del periodismo. Se exceptúan actividades académicas y la colaboración esporádica en otro medio de comunicación de diferente contenido periodístico y que no sea competencia directa o indirecta del periódico, previa autorización expresa de la directiva de la Redacción.

Manual de Redacción de El Deber, de Santacruz de la Sierra, Bolivia.

El periodista de El Tiempo trabaja únicamente en y para este periódico. No debe tener empleo adicional. Publicidad y Relaciones públicas son actividades particularmente incompatibles con el ejercicio del periodismo. Se exceptúan las actividades académicas y la colaboración esporádica en otro medio, previa autorización de las directivas de la Redacción en cada caso. Tampoco podrá ejercer cargos oficiales, pertenecer a corporaciones públicas, desempeñar cargos diplomáticos, ni tener relación de dependencia alguna con los poderes públicos.

Manual de Redacción de El Tiempo, de Bogotá, Colombia.  A 1.02.21

Entre la cantidad de temas involucrados en el valor de la independencia periodística se incluye el del pluriempleo, los conflictos de intereses, la aceptación de regalos, favores o sobornos y la conservación de nuestra integridad periodística, incluso contra los caprichos económicos o políticos de los dueños de medios. La práctica del pluriempleo quizás es el dilema ético más frecuente en el periodismo de América Latina.

Ética periodística: el nuevo debate. International Center for Journalists. P. 38

Respondido por: Javier Darío Restrepo

Comentarios