FNPI
  • FB
  • TW
  • YouTube
  • Instagram
Foto: David Estrada/FNPI

“El periodista no debe intervenir en los debates sino registrarlos”

Consulta enviada por: Elisa Antillón. Estudiante de periodismo , en Tamazula, México

Al cubrir una sesión del Instituto Electoral de participación ciudadana, ¿cuál puede ser mi participación? ¿Intervengo? O ¿en rol de reportera?

Respuesta:

El medio de comunicación se convierte en punto de encuentro de los ciudadanos para informarse y expresarse sobre los asuntos que afectan a todos, o sea lo público, objeto del interés, participación y conocimiento de todos.

La participación del periodista en este proceso lo obliga, en primer lugar, a obtener una información que les permita a sus receptores un claro y preciso conocimiento del tema de interés común. Por tanto, en el curso de los eventos en los que se discute y se decide sobre asuntos públicos, su papel es el de un inteligente e imparcial recolector de información. Aunque tiene el partido tomado en favor de toda la población, lo suyo no es intervenir en los debates sino registrarlos, hacer entender, obtener información útil para todos e interpretarla y hacerla accesible.

También te puede interesar: La responsabilidad del periodista y las consecuencias de sus publicaciones

De quién son las noticias: ¿del medio o del periodista?

Esa información accesible llega a todos cuando el periodista y el medio se muestran independientes, esto es, abiertos a todos y propagandistas de nadie.

A esa independencia se agrega, en tercer lugar, la responsabilidad del medio y del periodista para con toda la sociedad.

Esas tareas se limitan cuando el periodista toma la parte que corresponde a concejales, diputados, miembros del instituto o simples ciudadanos. Lo suyo es aportar a toda la sociedad, a través de su instrumento propio que es el medio de comunicación.

Envía aquí tus consultas sobre ética periodística.

Documentación

Creo que el marco de estructura de medios de comunicación públicos (y no estatales) parece ser más propicia para que dichos medios actúen como espacios de encuentro entre los integrantes de la sociedad, generando, manteniendo y haciendo crecer entre ellos más y mejores procesos de comunicación.

Los medios de comunicación públicos pueden facilitar más que los ciudadanos, funcionarios y políticos, entre otros, el discutir, consentir y disentir, de manera transparente y pública sobre cualquier punto en discusión. Tales medios públicos pueden también hacer más factible que un mayor número de personas puedan asumir posiciones, uniformes o divergentes respecto de cualquier materia, lo que resulta necesario para la convivencia y supervivencia de individuos dignos en la sociedad red. Hay que remarcar una y otra vez que en una sociedad es indispensable la comunicación, aun cuando sea conflictiva, pues si esta se pierde, la fragmentación social se extiende cada vez más y termina por acabar con la sociedad.

La organización de más y mejores espacios de encuentro, y también de desencuentro, dentro de los medios de comunicación públicos pueden servir para promover entre nosotros la convicción de que la racionalidad y el debate son vías adecuadas para el conocimiento de la realidad nacional y mundial y para el entendimiento mutuo. Sólo a partir de éste se puede propugnar en la época de la sociedad red la construcción de renovadas bases legítimas y eficientes de relación entre los individuos, las colectividades y los entes representativos de ambos.

José Perla Anaya, Medios públicos para espacios públicos en una era de grandes cambios. (De lo estatal a lo público) Calandria, Lima. 2006, p. 17 y 18.

Respondido por: Javier Darío Restrepo

Comentarios