FNPI
  • FB
  • TW
  • YouTube
  • Instagram

4 consejos para evitar el morbo en el periodismo de sucesos

Consulta enviada por: Nahomi Del Valle Cuotto Pérez. Estudiante en Guayana, Venezuela, República Bolivariana de

Al momento de redactar una noticia, ¿cuáles son los criterios que pueden evitar la información morbosa en noticias sobre sucesos?

Respuesta:

La experiencia de los mejores de la profesión deja en evidencia que es posible informar sin caer en el sensacionalismo, si se tienen en cuenta indicaciones como estas:

  1. Diríjase a la inteligencia del receptor de la información; esta dirección le permitirá elegir las palabras, el tono, los detalles y el esquema mismo de la noticia. Al mismo tiempo, le indicará qué enfoque debe evitar, qué datos resaltar y cuáles minimizar. Así su noticia estimulará la inteligencia y subordinará la percepción solo sensitiva de los hechos.
  2. Asegúrese de que la noticia ha sido seguida, elaborada y publicada con una clara marca de servicio al bien común. Esta marca deja de lado cualquiera intencionalidad comercial (la que busca pescar más lectores) o de interés personal, como ganar fama o premios.
  3. Que no quede duda: usted entrega la noticia, desde la plataforma que sea, como un servicio para sus receptores, excluido cualquier otro propósito.
  4. Agréguele a las anteriores la voluntad de destacar lo positivo. No es imposible, recuerde la expresión de Ryszard Kapuscinski cuando afirmó que en las guerras buscaba, para destacarlas, la ternura, la compasión, la solidaridad. ¡En las guerras!  Su noticia sobre esos temas oscuros tendrá un aire y una humanidad propios si usted como periodista se ha preocupado por encontrar en esos hechos lo noble y lo digno.

Siempre es posible hacer un periodismo de esta clase que, sin alterar la realidad de los hechos, logre el descubrimiento, no solo de las miserias, sino de las riquezas escondidas en los actos humanos.

Documentación

En 1993 se desató en Gran Bretaña un amplio y encendido debate sobre las buenas y malas noticias: “Nos encontramos en el círculo externo de un torbellino de negatividad y en evidente peligro de ser absorbidos por el vórtice”, dictaminó el veterano presentador de televisión de la BBC, Martín Lewis, quien criticó la tendencia a premiar preferentemente trabajos periodísticos referidos a desastres. “En el léxico del oficio se ha convertido en un lugar común que esas son la clase de historias a las que deben aspirar los reporteros con talento. Todo lo contrario, el gran periodismo debe consistir en presentar historias positivas. En febrero de 1999 seguía con su cruzada y en una conferencia presentó un estudio de la BBC, según el cual, las audiencias aparecían más y más por el periodismo concentrado en los problemas. “En cambio el público quiere que se les explique cómo pueden ser resueltos los problemas”.

La dialéctica entre las buenas y las malas noticias viene de antiguo, pero las respectivas posturas no parecen tan irreconciliables. El problema está en los criterios de búsqueda, selección y jerarquización del material informativo y en la política editorial que aplican los responsables de los medios. No se trata de ocultar la verdad, ni de sublimarla con un falso optimismo hedonista, sino de explicar los hechos sin estridencias y con la mente puesta en los elementos del contenido informativo. El lector lo agradecerá.

Roger Jiménez, en La ética periodística en tiempos de precariedad. 
Gráficas Rey, Barcelona, 2016. P. 36, 37

Respondido por: Javier Darío Restrepo

Comentarios