¿Es correcto publicar una imagen de baja calidad apelando a la inmediatez?
23 de Junio de 2015

¿Es correcto publicar una imagen de baja calidad apelando a la inmediatez?

La discusión sobre la calidad informativa diferente tiene que ver con el papel estimulante de la imagen, y por tanto, con la información que transmite.
Fotografía: FacemePLS en Flickr / Usada bajo licencia Creative Commons.
Red Ética FNPI

Pregunta de Octavio Hoyos en el Consultorio Ético de la FNPI.
Fotógrafo
Milenio
Ciudad de México, México.

¿Es posible jerarquizar una imagen de baja calidad optando por la inmediatez que brinda un teléfono móvil en vez de la posibilidad de tener imágenes mejores?

R.-Son dos elementos diferentes que pueden llegar a complementarse: la fotografía y la información. Como las palabras, las imágenes fotográficas pueden informar o desinformar; también puede suceder que las imágenes entreguen una información que las palabras no alcanzan a dar; o lo contrario: que las palabras hagan perceptibles realidades que se le escapan a las imágenes.

La discusión sobre la calidad informativa diferente de la imagen en blanco y negro y la de color, tiene que ver con el papel estimulante de la imagen en blanco y negro o del color y, por tanto, con la información que transmiten.

En teoría se vinculan la presencia de la imagen y la mejor calidad de la información. Sin embargo, en la práctica los lectores podrán prescindir de la imagen con tal que la información sea completa. Es la conclusión que deja la encuesta entre lectores de La Nación y de Clarín de Buenos Aires. El 76% del público no considera la fotografía un atributo que mejora la calidad del diario. En esto descubrieron una diferencia de criterios entre los periodistas y los lectores. “Los diarios, concluyeron los encuestadores, sobrevalúan el material fotográfico, a diferencia de los lectores que no consideran que la fotografía agregue valor a las noticias”. Quizás sea la explicación de la secundaria importancia que le conceden a si la foto es de calidad o no, con tal que informe.

Es el caso del material que proporcionan las cámaras de seguridad cuando ocurre un hecho noticioso: para el lector lo definitivo es que esas imágenes lo informen, lo demás lo consideran añadidura.

En una situación ideal lo deseable es que tanto las imágenes como la información sean de óptima calidad.

Documentación

La inmovilidad del instrumento fotográfico no permitía otra cosa que una cierta documentación ilustrativa o didáctica. A partir de este momento en la historia de las comunicaciones una nueva dimensión se superpone con extrañas correspondencias a la realdiad. Se abre de ese modo la época de la comunicación visual de masas.

En esta nueva etapa, el público forma parte del hecho porque tiene la sensación de participar de la realidad o mejor, de una tecnología que permite construir una entre múltiples realidades posibles. Pero, al mismo tiempo, la fotografía es la prueba de que la noticia es real, ya que no hay mejor prueba que la imagen de un acontecimiento. Por todos estos motivos la fotografía se ha convertido en un material fundamental de la comunicación periodística y en razón de esto se ha medido el nivel de importancia que tiene para el público la fotografía en un diario.

Para realizar esta evaluación se utilizaron dos afirmaciones: un diario es bueno cuando está ilustrado con muchas fotografías. Una noticia está incompleta si no tiene fotos.

Las respuestas permiten afirmar que el 76% del público lector de diarios no considera que la presencia de fotografías sea un atributo que mejore la calidad del diario o de la noticia. Esta tendencia se registra en todos los segmentos de análisis, pero se profundiza entre los lectores inexpertos (85%) y entre los lectores de La Nación (93%) que no están de acuerdo con que las fotografías hagan que un diario sea mejor o que una noticia esté más completa.

Otro elemento gráfico de uso habitual en los medios es la infografía. En este tema el público de diarios tiende a responder afirmativamente cuando se le enfrenta la siguiente afirmación: las ilustraciones y las fotografías ayudan a entender la noticia.

El 76% de los lectores entrevistados está de acuerdo con la afirmación, acuerdo que no presenta variaciones significativas a la luz de la experiencia como lector de diario ni desde el análisis por diario de lectura habitual, aun cuando los lectores de La Nación están algo menos de acuerdo con la idea de que las ilustraciones y los gráficos ayudan a entender la noticia (70%).

Lidia de la Torre y María Teresa Téramo en La noticia en el espejo, Educa, Buenos Aires, 2004, p 190, 192.

– –

Si usted tiene preguntas para nuestro Consultorio Ético, puede formularlas aquí para que sean respondidas a la mayor brevedad por el maestro Javier Darío Restrepo.

 

Comentarios