Cómo informar sobre presuntas víctimas de abuso sexual
7 de Marzo de 2016

Cómo informar sobre presuntas víctimas de abuso sexual

Los casos de abuso sexual representan todo un reto que pone a prueba la profesionalidad de los periodistas al dar a conocer la historia de manera equilibrada. Es un tema que ha sido motivo de respuestas en nuestro Consultorio Ético y hemos compartido también guías como la elaborada por el Centro Dart para el Periodismo y Trauma.
Fotografía: Barn Images en Flickr / Usada bajo licencia Creative Commons
Red Ética FNPI

Los casos de abuso sexual representan todo un reto que pone a prueba la profesionalidad de los periodistas al dar a conocer la historia de manera equilibrada. Es un tema que ha sido motivo de respuestas en nuestro Consultorio Ético y hemos compartido también guías como la elaborada por el Centro Dart para el Periodismo y Trauma.

Ahora, la Asociación Canadiense de Periodistas (CAJ, por sus siglas en inglés) ha publicado una completa guía enfocada en las consideraciones éticas que los periodistas deben tener al referirse a las personas involucradas en casos de abuso sexual. Destacamos a continuación algunos de sus aspectos más importantes:

1. Sopesar los aspectos jurídicos:

“Este reporte se refiere los asuntos éticos – no a los legales – a la hora de señalar a los demandantes de casos de abuso sexual que deseen ser identificados públicamente,” explica el documento. La CAJ se remite a la orientación jurídica sobre los casos en que es adecuado identificar a una fuente, asumiendo que se le han explicado a la fuente previamente las implicaciones de dar declaraciones a los medios de comunicación.

En Canadá, los periodistas deben acatar las prohibiciones judiciales existentes contra la publicación de los nombres de implicados en casos de abuso sexual:

Desde un punto de vista puramente legal, la mayoría de los abogados que asesoran a medios de comunicación creen que la prohibición es permanente, a menos  que sea revocada por un tribunal en casos excepcionales. Algunos medios de comunicación, sin embargo, han adoptado una perspectiva práctica, según la cual está bien identificar a la víctima si esta expresa su deseo de que su nombre sea publicado”.

Sin embargo, el comité de la CAJ toma nota de un caso que data del año 2000,  cuando la Canadian Broadcasting Corporation se metió en problemas por infringir la prohibición de publicación cuando una víctima consintió en ser identificada por la CBC, a pesar de que había una prohibición legal que impedía que su nombre fuera revelado.

El comité recomienda a los periodistas hacer firmar “un documento de consentimiento por escrito” o notas que documenten que se discutió con las fuentes involucradas sobre su consentimiento a ser identificados en la historia.

2. No presionar a las fuentes 

El CAJ también recomendó a los periodistas no ejercer presión sobre las fuentes para obtener entrevistas o lograr que quieran ser identificadas. “En las cuestiones relacionadas con el consentimiento, un periodista debe ser consciente del hecho de que el consentimiento no es válido a menos que se de libremente, sin ningún elemento de coerción u obligación”, escribió el CAJ. “Un periodista debe tener en cuenta el potencial desequilibrio de poder que pueda existir entre ellos y el demandante.”

Al entrevistar a una posible víctima de un asalto sexual, el CAJ recomienda a los periodistas pedir a las fuentes que vayan acompañadas, y darles tiempo suficiente para meditar sobre las consecuencias que pueda tener la decisión de salir a dar la cara ante los medios de comunicación:

“Teniendo en cuenta este desequilibrio, el periodista debe animar a la víctima a llevar a la entrevista una o más personas de apoyo, tales como un padre, hermano, amigo, pareja o un abogado, quienes sirvan como testigos en cualquier reunión donde se discuta la cuestión de la identidad.”

Por el lado de los periodistas, los medios no deberían tener demasiadas personas presentes “con el fin de no abrumar al acusador.”

3. Verificar siempre las acusaciones

El CAJ también recordó a los periodistas la necesidad de verificar las afirmaciones hechas por las fuentes. “Si bien el proceso de verificación puede ser molesto, es necesario”, escribió el comité, que recuerda el célebre caso de la revista Rolling Stone con su reportaje “Una violación en el campus.” 

Sin embargo, si el caso que ha pasado ya por los tribunales, el CAJ dice que “podemos confiar en el rigor del proceso jurídico” como garante de la confirmación de algunos datos y reclamaciones pertinentes.

 

CAJ Ethics Report -Identifying Sexual Assault Complainants in the Media. FINAL.16 02 16 by jsource2007 on Scribd

Comentarios