Consejos para mujeres periodistas que son acosadas en su trabajo
14 de Septiembre de 2015

Consejos para mujeres periodistas que son acosadas en su trabajo

Las mujeres temen a las represalias, la degradación o pérdida de trabajo si llegan a denunciar. Muchas de ellas carecen de canales para reportar el abuso dentro de sus organizaciones de medios de comunicación.
Fotografía: Pedro Ribeiro Simões en Flickr / Usada bajo licencia Creative Commons.
Red Ética FNPI

El acoso sexual relacionado con el trabajo ha sido un secreto bien conocido entre mujeres periodistas del mundo entero. Es un asunto que se comenta entre colegas y amigos de confianza, pero pocas son las que hablan públicamente sobre la experiencia. Poco a poco, esto ha venido cambiando.

Pero la verdad es que estamos hablando de una tendencia mundial preocupante, documentada en una encuesta de 2014 titulada “La violencia y el acoso contra las Mujeres en los Medios de Comunicación”.

Son alarmantes las cifras reveladas por el estudio pionero elaborado por la Fundación Internacional de Mujeres en los Medios (IWMF), y el Instituto Internacional de Seguridad en las Noticias.

De las casi 1.000 encuestadas, el 64,5% dijo que habían sido acosadas ​​en sus trabajos, con métodos que van desde comentarios sexuales sugestivos, pasando por el manoseo no deseado, hasta las amenazas de muerte.

La encuesta encontró que con frecuencia, jefes, supervisores o compañeros de trabajo son los culpables. Aunque también los acosadores suelen ser funcionarios del gobierno, la policía y fuentes.

Según el estudio, la mayoría de los incidentes nunca se reporta por distintas razones:

Las mujeres temen a las represalias, la degradación o pérdida de trabajo si llegan a denunciar. Muchas de ellas carecen de canales para reportar el abuso dentro de sus organizaciones de medios de comunicación. En algunos casos, son aconsejadas por supervisores o colegas para no hablar de ello o “que maduren” y “se olviden de lo sucedido”.

Aunque mucho se ha escrito acerca de las estrategias de seguridad para periodistas en zonas de guerra y otros ambientes hostiles, hay poco asesoramiento sobre cómo las mujeres pueden manejar intimidación, amenazas y abuso en sus salas de redacción y en el trabajo.

A continuación se presenta una colección de consejos recogidos de mujeres periodistas, recopilados por Sherry Ricchiardi de IJNet. Su sabiduría es aplicable para mujeres de todo el mundo:

– Vístase profesionalmente y tenga confianza y orgullo de su papel como periodista.

– Deje claro que los comentarios sugerentes, bromas crudas y toques inapropiados son ofensivos para usted. Pregúntele al acosador, “¿Le hablarría a su madre, hermana o esposa de esta manera? ¿Le gustaría que alguien lo tratara de la forma en que me está tratando?

– De una manera tranquila pero firme, recuérdele al acosador que usted es una mujer profesional y que merece el mismo respeto que reciben los hombres en la sala de redacción.

– Mantenga un registro escrito de lo que el acosador le dice o le hace a usted. Anote la hora, fecha, lugar y forma en que usted respondió. Agregue siempre los nombres de los testigos.

– Cuando le asignen hacer reportería en lugares peligrosos, lleve un anillo que parezca una argolla matrimonial. Mencione un novio o esposo, incluso si no tiene uno en el momento. Defiéndase de la conducta ofensiva, diciendo: “A mi esposo (o padre) no le gustaría que me hablen (o traten) de esta manera”.

– Si el comportamiento dificulta su trabajo y bienestar, hable con alguien de confianza. Eche un vistazo a los recursos legales y de las redes de apoyo a través de ONGs o de organizaciones de mujeres.

– Si usted está siendo acosada o teme por su vida, acuda a las autoridades. Anote los nombres de los oficiales con los que hable y pida una copia del informe. Pregúnteles qué tan rápido van a actuar. Lleve un testigo que observe la actitud y comportamiento que tengan hacia usted.

– Fomente a los administradores de la empresa para que creen un sistema que permita reportar el acoso sexual, incluyendo sanciones para los infractores. Puede ver un ejemplo de un código de prácticas para los empleadores aquí.

Si no está segura sobre lo que constituye el acoso sexual, la Comisión de Derechos Humanos de Australia enumera diversas formas aquí.

Traducido al español por Hernán Restrepo. 

 

Comentarios