Piden a los paparazzi no molestar al Príncipe George
25 de Agosto de 2015

Piden a los paparazzi no molestar al Príncipe George

El Palacio real de Inglaterra emitió un comunicado de advertencia donde pide a los paparazzi abstener la persecución al Príncipe George.
Puertas del Palacio de Buckingham, casa de la familia real británica / Por Nicholas Schooley en Flickr / Usada bajo licencia Creative Commons
Red Ética FNPI

El Palacio real de Inglaterra emitió un comunicado de advertencia donde pide a los paparazzi acabar con la campaña acecho al Príncipe George, de 2 años de edad.

“En los últimos meses, ha habido un creciente número de incidentes de acoso paparazzi hacia el Príncipe George,” escribió el secretario de comunicaciones del Palacio de Kensington Jason Knauf. “Y las tácticas que utilizan son cada vez más peligrosas.”

Knauf describe varios de los métodos que se utilizan, incluyendo fotógrafos escondidos en las dunas de arena de una playa para a tomar fotos de George y su abuela, esconcerse en el maletero de un automóvil, y el uso de otros niños como carnada para George en parques infantiles. Además advierte que tales tácticas pueden conducir a los fotógrafos a ser confundidos con mayores amenazas a la seguridad del menor.

“En un entorno de mayor seguridad tales tácticas son un riesgo para todos los involucrados”, Knauf escribió. “La preocupación es que no siempre será posible distinguir rápidamente entre alguien tomando fotos y alguien con la intención de hacer un mayor daño”

La carta también comparó lo que está sucediendo con incidentes más extremos, sin especificar a cuáles se hacía referencia.

“Por supuesto, tales tácticas son molestas porque recuerdan hechos del pasado donde la intención fue más allá de simplemente capturar imágenes. Se están desplegando para beneficiarse de la imagen de un niño de dos años de edad,” dice el comunicado real.

La abuela de George, la princesa Diana, murió en 1997 cuando su conductor estrelló su vehículo mientras huía de los paparazzi que los perseguían en París.

La BBC informó que las imágenes no autorizadas habían sido publicadas en su mayoría en Alemania, Francia, Australia, Nueva Zelanda y los EE.UU. La carta decía que el príncipe Guillermo y la duquesa Catalina “quieren que sus hijos sean libres de jugar en espacios públicos y semi-públicos con otros niños, sin ser fotografiados”.

Por qué está mal 

Consultorio Ético de la FNPI ha respondido innumerables preguntas respecto a cómo los periodistas y medios de comunicación han de guardar respeto por la vida privada de los ciudadanos, especialmente los menores de edad.

“Una cámara oculta prescinde del consentimiento de la persona objetivo de la información, sus derechos o no se tienen en cuenta o son abiertamente violados y donde se viola un derecho humano se lesiona la ética”, responde el maestro Javier Darío Restrepo a la pregunta de un periodista chileno.

Por su parte, Gerardo Prat en el artículo titulado Límites éticos y legales de la investigación con cámara oculta, señala tres peligros que incentiva la práctica llevada a cabo por los paparazzi:

  1. El periodista busca el incremento del rating impulsado exclusivamente por la ambición comercial.
  2. La búsqueda de impacto emocional que conlleva un fuerte sentido de poder para el periodista que sabe que está manipulando los sentimientos y las emociones del espectador.
  3. La condena social, pues los mismos lectores rechazan este tipo de prácticas periodísticas.

Citando el manual de estilo del diario argentino El Clarín, el maestro Javier Darío Restrepo ofrece claridad sobre por qué está mal fotografiar menores de edad sin la debida autorización. “En el caso de fotografías tomadas a figuras anónimas, especialmente si se trata de menores, es conveniente solicitar el consentimiento del fotografiado antes de su publicación.”

Pero no siempre los paparazzi actúan en contra de la ética periodística. Recordemos el reciente caso de Pascal Rostain, el reportero gráfico que sembró un rumor sobre el supuesto romance entre el presidente norteamericano Barack Obama y la cantante Beyonce. El anzuelo lo mordieron medios tan prestigiosos como el Washington Post. Pero al final del día, todo había sido una mentira inventada por el paparazzo, con el fin de alertar sobre la falta de rigurosidad existente en el periodismo actual.

En conclusión, el caso del príncipe George no debe tratarse de manera diferente a la de los demás niños del mundo, de acuerdo a lo que recomienda el Consultorio Ético de la FNPI, citando los Principios éticos de Unicef para informar acerca de la infancia:

  1. La dignidad y los derechos del niño habrán de respetarse en cualquier circunstancia.
  2. Al entrevistar e informar sobre un menor de edad se tendrá en cuenta de manera especial el derecho de todos los niños a la intimidad y confidencialidad, a que sus opiniones sean escuchadas, a tomar parte en las decisiones que les afectan y a ser protegidos frente al daño y las represalias reales o potenciales.
  3. Los intereses del niño habrán de prevalecer sobre cualquier otra consideración, inclusive sobre la voluntad de denunciar las cuestiones que afectan a la infancia y a promover sus derechos.
  4. A la hora de determinar qué es lo mejor para el niño o la niña se ponderará debidamente el derecho a que su opinión sea tenida en cuenta conforme a su edad y grado de madurez.
  5. Para valorar las posibles derivaciones políticas, sociales y culturales de cualquier reportaje se consultará a las personas más cercanas al niño o niña que conocen su situación, que son quienes mejor lo saben.
  6. No se publicarán textos o imágenes que incluso habiendo modificado u omitido los nombres u ocultado los rostros, puedan suponer un riesgo para el niño o niña, sus hermanos o compañeros.

 

Comentarios