eldiario.es como experiencia exitosa de una empresa periodística
7 de Diciembre de 2018

eldiario.es como experiencia exitosa de una empresa periodística

Ignacio Escolar estuvo en la charla 'eldiario.es o cómo hacer periodismo a pesar de todo', en la que la periodista colombiana Mábel Lara lo entrevistó para hablar del modelo de relación con su audiencia y cómo ha sido crear y estar al frente de este medio español.
Ignacio Escolar y Mábel Lara. Foto: Diana Sánchez/ FNPI.
Marcy Alejandra Rangel

Ignacio Escolar, director de eldiario.es –uno de los ocho periódicos más leídos en España–, conversó con los periodistas asistentes al XVI Encuentro de directores y editores de medios y organizaciones de periodismo de Colombia en una charla pública que sostuvo con Mábel Lara, presentadora de noticias en Canal Uno. Este coloquio hizo parte de una gira de encuentros por diferentes países, que sucedieron el Reconocimiento a la Excelencia del Premio Gabriel García Márquez de Periodismo que le otorgaron en octubre de 2018.

La independencia en el periodismo

Escolar hace “periodismo a pesar de todo”. Ese es el lema de su emprendimiento, una suerte de protección a sus ideales. Un proyecto al que le agradece la independencia de su ejercicio, pero que lo puso a prueba en el rol de dueño de una empresa. “Yo quiero ser periodista, no quiero ser empresario de periódicos. Me tocaron unas gestiones que no eran las mías, pero si no conseguía mantener mi independencia gracias a una empresa que me protegiera y que fuese mía, lo otro sería imposible”.

Esa resignificación de la independencia se logró contestando cuatro preguntas:

  1. ¿Eres rentable?: “Sí, porque si tenemos pérdidas no podríamos pagarlas”.
  2. ¿Quién es tu dueño?: “Quien manda en una redacción no es el director, es el dueño. Los dueños son periodistas que trabajan conmigo en la redacción. Cuando yo me siento con mi equipo para decidir qué vamos a investigar o cómo lo vamos a investigar, ahí está el consejo de administración: está la mayoría de la empresa. No tenemos que consultar a nadie que esté por encima”.
  3. ¿Quién te paga?: “Dependemos de mucha gente. Tenemos anunciantes, pero tenemos 34mil lectores que pagan 5€ al mes por un periódico que podrían leer gratis, lo que representa el 40% de los ingresos y el otro 60% se cubre con publicidad”.
  4. ¿A quién le debes dinero?: “La gente paga por un periódico que le resulta útil. Una cosa es que seamos queridos y otra es que seamos necesarios: nos pagan si nos quieren, nos pagan si nos necesitan. Y el tipo de periodismo que hacemos en España nos hace queridos y necesarios para una audiencia. No es que seamos jueces, o policías o fiscales pero, al denunciarlos, podemos poner en marcha mecanismos que evitan abusos. Además nos quieren y nos necesitan porque servimos para eso”.

En palabras de Escolar, el periodismo no necesita independencia para todo lo que hace. “Hay determinadas partes de nuestro trabajo donde la independencia no es vital, pero hay una zona de la información, la que tiene que ver con fiscalizar al poder, con desnudarlo, que solo se puede hacer si no dependes del poder. La independencia no es una virtud en sí misma, es un requisito para que el periodista pueda trabajar”.

Las investigaciones de eldiario.es han logrado que figuras políticas de alto rango –incluso vinculados a la monarquía- dimitan o estén atravesando procedimientos legales por su vinculación con algún escándalo que haya surgido a partir de una investigación publicada por el diario. Su razón para atreverse a hacerlo parte de la misma independencia: “Nosotros no tenemos miedo de que nos cierren, ni hay ningún dueño que me vaya a despedir. La presión nunca va directamente al periodista y en España todavía no nos jugamos la vida. Son amenazas económicas que van al dueño del periódico, pero nosotros no tenemos otro negocio ni un dueño”.

Las audiencias en términos rentables

Escolar resalta la importancia de saber cómo se financia un medio y cómo afecta el modelo de negocios a un periodista, a un trabajador de medios y a un lector. “Si el lector no paga, no es el cliente, es la mercancía. Nada es gratis, siempre hay alguien que paga”.

Es por esto que los lectores deben ser un medio para conseguir esa publicidad con la que se financian los emprendimientos. “Si tú pasas de ser cliente a ser mercancía en manos de los medios, vas a ser lo que utilicen las empresas de medios para hacer negocios en otros lados. Por eso es importante vigilar a los medios y saber de qué viven para comprometerse con ellos, porque si uno no paga la prensa, alguien pagará la prensa por vosotros”.

La relación con la audiencia se mantiene, según el modelo de eldiario.es, gracias a la claridad en las cuentas. Escolar se reúne periódicamente con parte de los 34 mil socios que quieran hacerle preguntas sobre el diario. “A los socios, además de explicarles e intentar que nos entiendan, les mandamos una revista monográfica en papel, cuatro números al año, les enviamos el adelanto de las noticias que pueden leer al día siguiente, participan de una manera destacada en los comentarios, pueden leer sin publicidad. Eso no nos afecta en las cuentas, porque la relación entre la gente que nos ve y las que pagan por las cuentas es muy pequeña” aclara Escolar, refiriéndose a que del millón de lectores totales que tienen al día, solo el 3.5% paga su membresía.

En 2018 ingresaron alrededor de seis millones de euros a eldiario.es entre socios y publicidad. La ganancia, valorada en 400 mil euros aproximadamente, se reinvertirá. “Para darle 5€ a un periódico que puedes leer gratis es porque lo quieres mucho. Y nos quieren mucho porque somos honestos y no los engañamos. Les contamos cada día en qué nos gastamos su dinero. Si nos has dado tu dinero tenemos que decirte en qué nos lo hemos gastado. Y también porque es una cuestión de coherencia, las empresas tienen que ser transparentes”.

Modelo de negocios exitoso

La ventaja del mundo digital son los costos, que se invirtieron con el papel: antes el 80% del dinero se iba en el soporte y ahora en el recurso humano. Eso le ha permitido a Escolar tener una planta de 90 personas en la redacción central en Madrid, y convertirse en un periódico más o menos grande en seis años desde su fundación. “Empezamos 12 nada más, éramos un periódico muy chiquito y hemos crecido porque nacimos en el momento justo, acertamos mucho con el modelo, nos  apoyaron los lectores /socios y porque encontramos temas que nadie más estaba publicando”.

Dentro de ese modelo de negocios exitoso existen cuatro claves:

  1. Entender quiénes son los clientes.
  2. Aceptar que la intermediación está pasando ahora en todo el mundo, pero que el periodismo no es parte del poder.
  3. Dirigir los esfuerzos a recuperar la credibilidad de los lectores: “Explicarles que nos hemos equivocado muchas veces y que las estructuras económicas que rodean el periodismo, han sido una limitación para ejercerlo”.

Estar conscientes de que el periodismo es un servicio público de información a la sociedad que requiere de gente que se dedique solo a eso y que consiga los recursos. “No quiero vivir en un país donde los jueces sean ciudadanos, ni las policías sean amateurs, ni los maestros sean voluntarios. Los servicios públicos tienen que pagarse porque son los que atienden a toda la sociedad y para encontrar la noticia todos los días tienes que entregarte en cuerpo y alma”.

Sobre el Programa de Ética Periodística

Este evento hace parte del Programa Ética Periodística desarrollado por la Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano -FNPI-, en alianza con Bancolombia y SURA. El programa  busca abrir espacios de reflexión y debate, así como proponer referentes sobre los cambiantes desafíos éticos que enfrentan los periodistas en un contexto de profundas transformaciones de la práctica, el negocio y la función social del periodismo.

Bancolombia y SURA creen en el periodismo ético, responsable e independiente, que contribuye a construir una sociedad mejor informada, más incluyente y democrática. Por eso son aliados de la FNPI en el reconocimiento y la promoción de buenas prácticas que permitan, desde la ética, fortalecer un oficio vital para el desarrollo sostenible de América Latina.

Comentarios