Sobrevivir a la era de la desinformación: 5 claves para periodistas
14 de Enero de 2019

Sobrevivir a la era de la desinformación: 5 claves para periodistas

Fueron formuladas por la directora de First Draft News, coalición dedicada a combatir el problema de la desinformación.
Red Ética

Evitar caer en la “Trompeta de la Desinformación”. Ese debería ser el propósito de toda organización informativa seria, según sostiene Claire Wardle, directora de First Draft News en su blog.

Esta “Trompeta de la Desinformación” es un diagrama diseñado por Warde y su equipo, que muestra el proceso de amplificación de una noticia falsa, desde cuando nace en un sitio web poco conocido, hasta que llega a los medios de comunicación profesionales.

Inspirada en el diagrama llamado Oxígeno de la Amplificación, usado por Whitney Phillips para describir cómo los extremistas logran hacer circular sus mensajes de odio, la trompeta de Wardle advierte que el caldo de cultivo de las noticias falsas suele encontrarse en pequeños blogs y foros de la red como 4chan, Tumblr, Reddit, así como plataformas de mensajería como Whatsapp y grupos de Facebook.

¿Pero cómo pueden los periodistas profesionales evitar caer en el error de terminar amplificando la desinformación? Wardle ofrece cinco recomendaciones para tener en cuenta en las salas de redacción, que resumimos aquí:

1. Prepárese: entrene a su sala de redacción en tácticas y técnicas de desinformación

En 2019, asegúrese de que sus planes de capacitación incluyan sesiones sobre habilidades de verificación digital, pero asegúrese de que no solo se centren en evaluar si algo es cierto o no. Asegúrese de que los participantes estén capacitados en buscar la fuente digital, para que puedan realizar un seguimiento hacia el origen del contenido. Del mismo modo, asegúrese de que sus periodistas entiendan cómo hacer este tipo de trabajo de manera segura. ¿Han sido capacitados para realizar trabajos en espacios anónimos en línea? ¿Tienen altos niveles de seguridad digital personal, en términos de configuraciones de privacidad, uso de VPN, etc.? ¿Su redacción tiene directrices éticas sobre la obtención de información en línea de espacios cerrados o anónimos? Sea responsable: no le dé a la desinformación un aire adicional. First Draft ofrece capacitación en estos aspectos.

2. Sea responsable: no le dé a la desinformación un aire adicional

Nuestro trabajo sugiere que hay un punto de inflexión cuando se trata de informar sobre la desinformación. Informar demasiado pronto, le da oxígeno innecesario a los rumores o contenido engañoso, que de otra manera podría desvanecerse. Informar demasiado tarde significa que la falsedad toma fuerza y realmente no hay nada que hacer para detenerlo (se convierte en un rumor de esos zombies, aquellos que simplemente no morirán).

No hay un punto de inflexión fijo. El punto de inflexión difiere según el país, pero se mide cuando el contenido sale de una comunidad de nicho, comienza a moverse con velocidad en una plataforma o migra a otras plataformas. Cuanto más tiempo pasa monitoreando la desinformación, más claro se vuelve el punto de inflexión, lo cual es otra razón por la que las salas redacción necesitann tomar la desinformación en serio. También es una razón para crear colaboraciones informales para que las redacciones puedan comparar sus inquietudes sobre las decisiones de cobertura. Con demasiada frecuencia, los medios serios publican rumores, por temor a que sus competidores los “descubran” primero, cuando, de nuevo, esto es exactamente lo que esperan los creadores de la desinformación.

3. Sea consciente: entienda las implicaciones de una audiencia conectada

Esto está conectado al punto anterior. Desacreditar o explicar estas conspiraciones, falsedades o rumores, no solo les da legitimidad, sino también un conjunto de palabras clave para que su audiencia las utilice para buscar más información. Incluso comunidades relativamente pequeñas y dispares pueden parecer grandes en internet. Antes de internet, tales comunidades remotas luchaban para conectarse porque era muy difícil encontrarse cara a cara. Ahora tales comunidades pueden florecer. (Para un excelente informe sobre el poder de las palabras clave para dar forma a la realidad, lea Búsqueda de hechos alternativos, por Francesca Tripodi ).

4. Explique: No se quede en la transcripción de los hechos

Ahora que la gente recibe sus noticias en breves tweets, publicaciones de Facebook, titulares en Google News o notificaciones automáticas, la responsabilidad de cómo se redactan los titulares es más importante que nunca. No importa si un artículo de 850 palabras proporciona todo el contexto y la explicación para desacreditar o explicar por qué una narración o afirmación es falsa. Una versión engañosa de 80 caracteres tendrá todas las de ganar. La investigación académica muestra que simplemente repetir la falsedad en el titular es problemático. Es cierto, encontrar formas alternativas de redactar un titular es difícil. Pero tenemos que ser más inteligentes en las maneras de usar las palabras en los titulares, tweets y demás mensajes de redes sociales.

5. Haga más reportajes que ayuden a explicar los problemas que a menudo son objeto de campañas de desinformación

En lugar de simplemente reaccionar a las falsedades cuando aparecen, cualquier artículo que se anticipe a algunas de las narraciones más comunes y poderosas podría ayudar a inocular algo de esa desinformación. El análisis de First Draft sobre el período previo a las elecciones en Brasil y Estados Unidos, demuestra que los siguientes temas son los más comunes: intentos de socavar la integridad del sistema electoral; intentos de sembrar odio y división basados ​​en la misoginia, el antisemitismo, la islamofobia y la homosexualidad; intentos de demonizar a los inmigrantes; conspiraciones sobre redes globales de poder.

Hacer periodismo en la era de la desinformación es difícil. La investigación académica sobre las mejores prácticas para escribir titulares aún se está realizando y todavía tenemos que llegar a conclusiones firmes. Las redacciones están luchando para capacitarse. Los editores de mayor experiencia, muchos de los cuales desarrollaron sus habilidades periodísticas antes que la era digital, no tienen idea de los riesgos que enfrentan sus periodistas todos los días. Pero las decisiones que toman las salas de redacción de todo el mundo influyen en la propagación de la desinformación. Los medios profesionales son una parte crítica del ecosistema de información, y actualmente son vulnerables y se utilizan para difundir información falsa y engañosa.

Este debe ser un año en que las salas de redacción comiencen a discutir cómo tomar medidas concretas para defenderse, ya sea con el lanzamiento de un nuevo curso de capacitación, la redacción de nuevos manuales de ética y estándares, o simplemente incluir una discusión en las reuniones editoriales sobre el impacto potencial en el audiencia de reportaje sobre desinformación.

 

Comentarios