Publicar una columna de opinión anónima, ¿se equivocó The New York Times?
26 de Septiembre de 2018

Publicar una columna de opinión anónima, ¿se equivocó The New York Times?

Tuitdebate a propósito de la publicación titulada ‘Soy parte de la resistencia dentro del gobierno de Trump’.
La sede del Times en Nueva York. Fotografía: Vitor Pamplona en Flickr | Usada bajo licencia Creative Commons.
Red Ética

Comenzaba el mes de septiembre cuando el respetado diario The New York Times sorprendió a sus lectores con la publicación de una columna de opinión que no iba firmada por su autor.

Titulada ‘Soy parte de la resistencia dentro del gobierno de Trump’, la columna es la confesión de un alto funcionario del Gobierno del presidente estadounidense, quien admite que él y otros colaboradores están saboteando desde adentro las iniciativas políticas del primer mandatario.

“La mayor preocupación no es lo que Trump ha hecho a la figura presidencial, sino lo que nosotros como nación hemos permitido que nos haga. Nos hemos hundido con él y hemos permitido que nuestro discurso fuera despojado de la civilidad”, afirma el misterioso autor de la columna.

Admitiendo que se trataba de una publicación extraordinaria, pues no es habitual que el Times publique columnas de opinión anónimas, los editores del diario la acompañaron con una advertencia previa: “The New York Times tomó la decisión inusual de publicar una columna de opinión anónima. Lo hicimos así a petición del autor, un funcionario de alto rango en el gobierno de Donald Trump cuya identidad conocemos y cuyo empleo estaría en riesgo por divulgar su nombre. Creemos que publicar este ensayo sin firma es la única manera de ofrecer una perspectiva importante a nuestros lectores”, anticipan.

Adicionalmente, en su esfuerzo por ser transparente sobre la decisión de publicar el texto, James Dao, editor de opinión del Times explicó más ampliamente su decisión en un podcast de 20 minutos de duración. “Me comuniqué personalmente con el autor de la columna, verificamos su identidad y la información que contenía, y decidimos publicarla así porque consideramos que sería de interés para nuestros lectores”, afirma Dao.  

A pesar de esta advertencia y las explicaciones posteriores, la publicación de esta columna generó una oleada de opiniones a favor y en contra. “Hasta a los mejores cocineros se les quema el arroz y en esta oportunidad al New York Times se le fueron las luces al publicar una columna de opinión anónima”, dijo por ejemplo en su columna semanal el periodista colombiano Luis Carlos Vélez.

Como era de esperarse, en el Consultorio Ético de la FNPI recibimos varias preguntas sobre este caso específico. El maestro Javier Darío Restrepo admitió en su respuesta que se trata de una situación que se presta para varios dilemas éticos, aunque al final se mostró a favor de la decisión del Times, ya que está respaldada en el servicio social que el rotativo presta a la democracia: “Esta calidad es la que invocan los defensores de la publicación: -Nuestro primer deber es con el país-; según ellos, el país se ha puesto en peligro por la incapacidad del presidente para servir al bien común. Esta es, también, la función que corresponde al periodista: asumir la defensa del bien común cuando está en peligro”, estima Restrepo.

¿Se equivocó The New York Times al publicar esta columna anónima? ¿O acertó al proteger la identidad de la fuente como única condición para dar a conocer esta información? ¿Cuál es la manera adecuada de publicar una columna de opinión sin firma? ¿En qué casos se justifica hacerlo? ¿Pone en riesgo su credibilidad el medio que publica una columna anónima?

Para responder a estas y otras preguntas, los seguidores de la cuenta @Etica participaron en uno más de nuestros tuitdebates usando la etiqueta #ÉticaEnRed. Los mejores trinos producidos durante la hora del debate fueron recopilados en el siguiente Momento de Twitter.

La Red Ética es posible gracias a la alianza entre la FNPI, Grupo Bancolombia y Grupo SURA, la cual propone un espacio de reflexión y debate acerca de los cambiantes desafíos éticos del oficio periodístico.

Comentarios