6 consejos de Héctor Feliciano y Jonathan Levi para ser tu propio editor

6 consejos de Héctor Feliciano y Jonathan Levi para ser tu propio editor

Lecciones de los maestros directores de la Beca Gabo para lograr precisión, claridad y concisión en tu propio texto periodístico.
Héctor Feliciano y Jonathan Levi, maestros directores de la Beca Gabo. Foto: David Estrada Larrañeta / FNPI

“La mitad del día la paso construyendo mis textos y la otra mitad del día destruyéndolos”. Así resume el escritor Jonathan Levi la labor de edición propia que va detrás de la construcción de un escrito, sea este de índole periodística o literaria.

Gran parte de la Beca Gabo 2018 se centró en este ejercicio. Durante los primeros seis días, los becarios presentaron dos textos, que fueron escudriñados por Levi y los demás maestros de la beca: Héctor Feliciano, Stephanie Zacharek y David Trueba. Diariamente buscaron palabras, frases que pudieran mejorar, o pidieron reescribir textos, todo en aras de alcanzar la precisión, concisión y claridad que exige el periodismo.

“La parte fácil de escribir una novela es el primer borrador”, añade Levi. ”Lo difícil son los 35 borradores que tienes que hacer después”. Revisar, modificar o rehacer el mismo texto seis días seguidos, por supuesto, no es un lujo que todos los periodistas tienen. El periodismo en su día a día exige inmediatez, más aún cuando se trata de periodismo digital. Muchas veces, ese primer borrador, con mucho por mejorar, es el que llega a los lectores.

Es por ello que enseñarle a un periodista a ser su propio editor es crucial. En palabras de Héctor Feliciano: “debes ser tu mismo tu editor portátil. Es algo que debes integrar en ti para ser escritor. Un escritor es siempre un editor, sé consciente de ello y lleva eso contigo a todas partes”.

“Es un gran ejercicio editar, porque es como el pasto; cuando lo cortas crece mejor y más saludable. Es importante podar tu texto porque ahí puedes ver que es realmente lo importante de tu historia; tu argumento principal”, agregó Feliciano.

Aquí listamos algunas lecciones que dejaron Levi y Feliciano, maestros directores de la Beca a lo largo de los siete días de actividades:

Encuentra tu hilo conductor y cíñete a él.

Jonathan Levi:

“Pregúntate: ¿cuál es mi historia? ¿Cuál es el hilo conductor básico, el arco que nos llevará por la historia? ¿Es una historia de amor? ¿Qué es lo que está buscando? La edición que haces busca que todo cuelgue de ese hilo para que todo esté pegado a ello como las ramas de un árbol. Todo debe estar atado y no puede estar flotando en el espacio exterior”.

Haz que cada palabra valga.

Jonathan Levi:  

“Seleccionar palabras es como seleccionar colores para una pintura. ¿Por qué escogemos estas palabras, estas frases? Son escogencias artísticas, no solo en la forma de escribir, sino en la forma de mirar. La diferencia entre periodistas y artistas es a veces imaginaria”.

“La poesía es la mejor herramienta para ser un escritor. Entre más corto es el artículo, más debe valer cada palabra. Piensa como si fueras un poeta. La clave de la poesía es la economía. Sé riguroso e implacable al seleccionar las imágenes que quieres retratar con tu texto”.

Deshecha lo innecesario.

Jonathan Levi:

“Cuando deseas cortar por ejemplo de 1300 palabras a 800 palabras un consejo es deshacerte de los párrafos largos. Es lo primero. Busca cuál es la carne del asunto y qué es solo grasa o condimentos”.

“En una entrevista, solo usa las mejores citas. Si algo no necesita ser citado no lo cites, incluso si es el 70% de tu entrevista. Las entrevistas son como buscar oro. Todo te parece oro al principio pero luego te das cuenta que mucho de ello es barro”.

No sostengas tu texto con lugares comunes.

Jonathan Levi:

“Ten cuidado con las frases fáciles. Busca si hay clichés, frases de cajón en tu texto y mátalas”.

Héctor Feliciano:

“He notado que la escritura en Latinoamérica a veces contiene todas estas frases y lugares comunes sobre los que se sostiene un texto. Trata de evitarlos y sostén el texto con tus propias palabras”.

Evita la grandilocuencia.

Héctor Feliciano:

“Muchas veces tenemos frases o incluso palabras que son demasiado grandes, que están cargadas de un montón de cosas y hacen el texto inaccesible. Hay que hacer como si fuera una piñata y romperla, y que caigan todos los juguetes, los dulces; es decir, que se divida la frase en trozos que la hagan sonar más real”.

“No escribas oraciones tan largas. Las personas cuando se sientan a leer periodismo no están en disposición de leer un texto académico o un ensayo. Te abandonarán”.

Jonathan Levi:

Es útil, en cualquier forma de escritura, leer tu texto en voz alta. Verás que hay palabras que a veces nos detienen abruptamente, pero también verás qué es lo que hace que la pieza realmente avance.

No te prives del placer de escribir.

Héctor Feliciano:

“A veces queremos escribir una introducción muy larga para el tamaño de nuestra pieza. En una reseña de 800 palabras eso no funciona. Pero escribela,incluso si tienes que cortarla. Debemos darnos el placer de escribir lo que queremos escribir”.

Acerca de la Beca Gabo.

La sexta edición de la Beca Gabriel García Márquez de Periodismo Cultural tuvo lugar entre el 28 de febrero y 6 de marzo y fue organizada por la FNPI-Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, el Ministerio de Cultura de Colombia y Cartago Foundation, con el apoyo del Festival Internacional de Cine de Cartagena de Indias (Ficci) y el Centro de Formación de la Cooperación Española.