Sergio Ramírez recibe el Premio Cervantes 2017
  • FB
  • TW
  • YouTube
  • Instagram
23 de Abril de 2018

Sergio Ramírez recibe el Premio Cervantes 2017

El nicaragüense, miembro del Consejo Rector de la FNPI, recibe hoy en España el más importante galardón de las letras españolas. Es el primer centroamericano en obtener este reconocimiento.
El ganador del Premio Cervantes 2017, Sergio Ramírez Mercado.

El nicaragüense Sergio Ramírez Mercado, miembro del Consejo Rector de la FNPI- Fundación Gabriel García Márquez para el Nuevo Periodismo Iberoamericano, recibe hoy de manos del Rey Felipe VI de España el Premio de Literatura en Lengua Castellana Miguel de Cervantes 2017.

La ceremonia de entrega se desarrolla, como es tradicional, en el aniversario del fallecimiento de Cervantes (fecha en que se celebra el Día del Idioma), y tiene lugar en la ciudad de Alcalá de Henares, en el Paraninfo de la Universidad de Alcalá, ubicado a 500 metros de la casa natal del epónimo del galardón.  El evento comienza a las 12:00 p.m. (4:00 a.m. hora de Nicaragua; 5:00 a.m. hora de Colombia) y puede verse en directo en la página web de la universidad.

El pasado 16 de noviembre, un jurado presidido por Darío Villanueva, director de la Real Academia Española, anunció la elección de Ramírez como ganador del máximo reconocimiento en las letras hispanas “por aunar en su obra la narración y la poesía y el rigor del observador y el actor; así como por reflejar la viveza de la vida cotidiana convirtiendo la realidad en una obra de arte”. Todo ello, añade el acta con la que hizo el anuncio, “con excepcional altura literaria y en pluralidad de géneros, como el cuento, la novela y el columnismo periodístico”.

De esta forma, el autor nacido en Masatepe, Nicaragua en 1942 se convierte no solo en el primer nicaragüense en ganar el Premio Cervantes, sino también el primer centroamericano en obtener el llamado Nobel de literatura en español.

Periodista, abogado, político y escritor, Sergio Ramírez ha publicado más de cuarenta títulos, alternando los cuentos, con las novelas, el ensayo y los artículos periodísticos. Según su compatriota, el periodista Carlos Fernando Chamorro, Ramírez ha definido su propia obra “como una especie de crónica de la realidad de Latinoamérica a través de Nicaragua, que es el mundo interior que él mejor conoce”.

“Sus novelas tocan el alma y buena parte de la historia de Nicaragua, sobre todo en los momentos decisivos que han marcado cambios importantes.”, agrega Chamorro, también miembro del Consejo Rector de la FNPI.

De acuerdo con el periodista e investigador Germán Rey, otros de los colegas de Ramírez en la FNPI, la obra del nicaragüense se destaca por ser “una exploración muy importante de las realidades que ha vivido este continente”.

“Es un transitar a pie, caminando por esas realidades más íntimas que conforman la personalidad latinoamericana. La capacidad que tiene Sergio para manejar simbólicamente de una manera muy delicada es sin duda un gran aporte”, manifiesta Rey.

A finales de los años 70, Ramírez encabezó el Grupo de los Doce, formado por intelectuales, empresarios, sacerdotes y dirigentes civiles, en lucha contra el régimen de Anastasio Somoza. Tras el triunfo electoral del Frente Sandinista, fue elegido vicepresidente de Nicaragua, cargo que ejerció entre 1985 y 1990, al lado del presidente Daniel Ortega.

Explica el cronista Jon Lee Anderson, también miembro del Consejo Rector, que en la joven junta revolucionaria que depuso a Somoza, Ramírez “hasta cierto punto era la bala intelectual, el gran interlocutor que permitía entender la revolución no solamente a través de sus consignas, sino con los matices de alguien que realmente pensaba y sabía reflexionar”.

“Era el hombre que sabía expresar de las mejores maneras los sentimientos de esa generación que arrebató el poder de la dictadura”, apuntó Anderson.

Su posterior desencanto con la deriva autoritaria del presidente Ortega, consignado en su autobiografía Adiós muchachos y en numerosas críticas, ha propiciado, en palabras de Carlos Chamorro, un intento de “borrar (a Ramírez) del relato nacional de la cultura” en Nicaragua. Pero, lo anterior, mantiene Chamorro “lo que ha hecho es engrandecerlo como persona, como escritor y como un intelectual crítico que tiene un compromiso con la sociedad”.

Hoy, con la concesión del Premio Cervantes se rinde un testimonio público de admiración a la figura de Sergio Ramírez que, con el conjunto de su obra, ha contribuido a enriquecer el legado literario hispánico.

Comentarios